Aedifica

Arquitectura en primera persona

Estilo Vintage y Estilo Retro

Hace tiempo que los estilos vintage y retro entraron con fuerza en el diseño de interiores y ambos términos han sido ya asimilados por casi cualquier aficionado a la decoración. No obstante, a menudo ambos conceptos son confundidos, y por eso hoy os proponemos algunas claves para distinguir el uno del otro.

En decoración, el estilo vintage se caracteriza por el empleo de objetos de cierta antigüedad, pero sin que ésta sea suficiente como para caracterizarlos de antigüedades propiamente dichas. A menudo, se trata de elementos que han sido rescatados de algún viejo desván, de un mercadillo o, por qué no decirlo, de un contenedor de basuras. Previo lavado de cara, pasan a dotar de personalidad a una casa. Un ejemplo de elemento vintage sería recuperar la vieja mecedora de la abuela y pintarla en un bonito tono cian, o colocar sobre el aparador el globo terráqueo con el que hace veinte años te estudiaste la geografía política.

La decoración vintage gana adeptos en época de crisis

Por su parte, el estilo retro no supone el uso de objetos decorativos de cierta edad, sino de elementos de reciente fabricación cuyo diseño se inspira en los empleados tiempo atrás. Un ejemplo: un tocadiscos fabricado el año pasado pero con un estilo que asemeja al de los años cincuenta.

El estilo retro puede inspirarse en décadas completas, como la de los sesenta

Y tú, ¿eres más de vintage o de retro?

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *