Aedifica

Arquitectura en primera persona

Refréscate con estilo

Ya es oficial: el calor ha llegado. Y si eres de los que el año pasado pensaste que lo peor ya había pasado y que podías esperar para comprar un ventilador a la vuelta del verano, hoy te proponemos algunas ideas estilosamente refrescantes

A lo largo de los últimos años los aparatos de aire acondicionado se han ido extendiendo hasta que llegó un momento en el que parecía que definitivamente habían ganado la batalla frente a los ventiladores tradicionales.

Sin embargo, los ventiladores han vuelto con fuerza y lo han hecho por varios motivos, entre los que destacamos dos:

* Su consumo energético suele ser bastante más bajo que el de los aparatos de aire acondicionado. Y esto, en tiempos de crisis y con los actuales precios de la luz, cuenta y mucho.

* A no todo el mundo le agrada el frescor del aire acondicionado. Ya sea por preferencias personales o por cuestiones de salud, hay quien se decanta por la brisa del ventilador.

Actualmente es fácil encontrar varios tipos de ventilador, y cada uno de estos formatos están disponibles en el mercado para todo tipo de presupuestos. Así que, antes de decidirte, compara precios y, sobre todo, medita acerca de qué modelo es el más adecuado para tus necesidades. Así, puedes encontrar:

* Ventilador de sobremesa. El ventilador de toda la vida. Este modelo debe ser reservado para espacios más bien pequeños y donde no haya más de una o dos personas. Muy manejables para llevar de un lado a otro de la casa. Precio: desde 15 €.

* Ventilador de suelo. También muy fácil de transportar y con  un alcance algo mayor que los anteriores. Precio: desde 20 €.

* Ventiladores de pie. Se llevan con relativa facilidad de una estancia a otra, pero éstos, además, sirven incluso para habitaciones de tamaño medio o grande. Como suelen tener cabeza giratoria, resultan muy útiles para espacios en los que hay varias personas. Precio: desde 25 €

* Ventilador de torre. Por lo general, tienen  bastante potencia, y también son transportables y con mecanismos de rotación, por lo que se pueden emplear para habitaciones tanto pequeñas como grandes. Precio: desde 30 €.

* Ventilador de pared y ventilador de ventana. No suelen ser muy frecuentes por estos lares. Si bien es cierto que ahorran espacio y pueden contribuir, en el segundo caso, a renovar el aire de la habitación, tienen el inconveniente de que no son transportables. Precios: desde 20 € los ventiladores de pared y desde 100 € los de ventana.

* Ventilador sin aspas. Resultan muy llamativos y los hay con mecanismos de frío / calor. Como casi todo, tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Entre las primeras, que son seguros y silenciosos; entre los segundos, que resultan caros y, a veces, menos silenciosos. Precios: desde 60 € para los modelos más pequeños y desde 400 € los mayores.

* Ventilador de techo. Lo confieso: éstos son, con diferencia, mis preferidos. Lógicamente, al estar anclados en el techo, no son transportables. Y, además, suele limitarte bastante el asunto de las lámparas. Pero, con esto y con todo, ¿quién se resiste a echar una buena siesta con esta brisa tan, tan agradable? Y, como ventaja añadida, la mayoría de ellos vienen preparados para, en invierno, hacer descender el aire caliente concentrado en la parte alta de la estancia. Precio: desde 30 €.

Así pues, este año ya no tienes excusa:

Refréscate con estilo.

Compartir por

Siguiente /

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *