Aedifica

Arquitectura en primera persona

¿Una casa en ruinas? No, ¡es dirty chic!

El estilo dirty chic es, para entendernos, el equivalente en decoración a estar una hora delante del espejo para que parezca que no te has peinado. En otras palabras, consiste en cuidar hasta el más mínimo detalle para lograr un aspecto ajado y decadente, pero con mucha personalidad.

¿Sigues sin saber de qué hablamos? Pues nos estamos refiriendo, ni más ni menos, a suelos con la madera desgastada, a paredes desconchadas o con el ladrillo a la vista, a óxido en las vigas, a muebles del chatarrero…

Pero no te equivoques, la distribución de todos estos elementos no resulta nada sencilla ni puede ser casual, sino que se requiere de una buena pensada para conjugar equilibradamente lo viejo con lo nuevo, los trastos con lo reluciente, etc.

Si estás pensando que esto del dirty chic es una locura, te aconsejamos que eches un vistazo a la siguiente galería de fotos ¡y verás como el estilo dirty chic aún puede conquistarte!

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *